Consejos para evitar accidentes en el baño

Reformas Rober es el mayor especialista en la reforma de baños en Donostia. Conoce bien el terreno, por eso te aconseja para evitar accidentes en el baño

El cuarto de baño es una de las estancias del hogar donde más accidentes domésticos hay. Por una parte está la estadística, ya que es una zona donde pasamos bastante tiempo y a la que acudimos bastantes veces a lo largo del día. Probablemente lo hacemos de forma inconsciente, pero si comienzas a sumar…La orina de recién levantados, lavarse los dientes, la ducha…y después se repite el cicl0.

Los accidentes en el baño no entienden de edades. Pueden sufrirlos las personas mayores, los adultos y por supuesto los bebés. Y los más comunes son los relacionados con la electricidad y las caídas.

Desde Reformas Rober te damos varios consejos prácticos para evitar accidentes domésticos en el baño. Algunos son de sentido común, otros son cosa nuestra ya que forman parte de la reforma de tu baño.

Accidentes de electricidad. ¡Cuidado con los enchufes!

Todo el mundo sabe que la electricidad y el agua no se llevan muy bien. Pero muchas veces nos empeñamos en complicar las cosas y combinamos peligrosamente estos dos elementos. ¿Cuántas veces has visto en el cine una persona electrocutada por introducir una lámpara en la bañera?  Muchas veces son “accidentes provocados” por el malo de la película, pero son cosas que también pueden pasar en la realidad.

Al hacer la reforma de un baño se evita colocar enchufes cerca de la bañera o la ducha. Cualquier salpicadura puede provocar un cortocircuito al entrar en contacto con la electricidad. También te recomendamos no colocar la radio cerca de la bañera, por si acaso se cae dentro. Aléjala un poco, la música se escuchará igual de bien.

Finalmente, nunca cojas un aparato eléctrico cuando tu cuerpo esté aún mojado. Sécate con tranquilidad el cuerpo y después ya te secarás el pelo.

Caídas, golpes y tropiezos. ¡Fíjate dónde pisas!

Las caídas y golpes son los dueños de la casa cuando hablamos de accidentes domésticos. Pero en el baño son los reyes. Un simple charco, la bañera mojada…son más que suficientes para llevarte al suelo y darte un buen golpe.

Lo más probable es que se quede eso, en un susto o moratón que te seguirá doliendo mañana por la mañana. Si tienes un poco de mala suerte te habrás dañado la mano o el brazo y necesitarás llevar escayola durante varias semanas. Si el golpe es malo y al caerte te golpeas la cabeza o la nuca ese resbalón puede tener consecuencias irreversibles.

Mejor prevenir que lamentar y dejar el suelo siempre seco después de darte una ducha o asearte en el lavabo. Puede que tú sepas que está un poco húmedo, pero la siguiente persona que acceda al baño no tiene por qué saberlo. Piensa en ti, y en los demás.

Colocar una alfombra de goma en el suelo puede ser una buena solución para evitar esos resbalones. Tus pies se adherirán a esta superficie evitando que resbalen. Ya sabes, baja a la tienda y cómprate una, no te costará nada y te puede dar mucha vida.

 

Abrir la puerta desde fuera y dentro. ¡No te quedes encerrad@!

Cuando estamos en el cuarto de baño necesitamos intimidad para hacer nuestras necesidades, ducharnos, mirarnos al espejo tranquilamente…Todos y todas tenemos nuestras rutinas personales  y no nos gusta que invadan ese momento tan íntimo. Para ello se crearon las puertas con pestillo, para que nadie pueda molestarte mientras estás dentro.

El problema toca la tu puerta cuando la persona que está dentro del cuarto de baño sufre un accidente y debemos actuar con rapidez para atenderla. Si esa puerta está cerrada con pestillo o con una cerradura especial, poco se puede hacer… Sólo nos queda desmontar la cerradura, romper la manilla o en el caso más grave tirar la puerta abajo.

Desde Reformas Rober te recomendamos que elijas una puerta que se pueda abrir tanto desde dentro como desde fuera para evitar estas situaciones tan desagradables.  Cuando suceda algo podrás actuar con rapidez y socorrer a esa persona.

 

Cambia tu bañera por una ducha…ya!

Por último hablamos de tu bañera. Sí, ese armatoste que ocupa tanto espacio en el baño y que es una fuente de accidentes y caídas.  Te puedes resbalar, puedes tropezarte al entrar en la bañera, se te puede salir el agua por la cortina y crear un charco en el suelo…

Es cierto que de vez en cuando un baño nos sienta genial. Pero la realidad es ésa. Que sólo nos bañamos muy de vez en cuando y no aprovechamos realmente todos los beneficios de una bañera.

Lo mejor es que cambies tu bañera por un plato de ducha antideslizante y te olvides de problemas. Ganarás en seguridad y comodidad. Y reformarás tu baño en menos de 24 horas.  No lo dudes, evita accidentes y mejor tu calidad de vida colocando un plato de ducha antideslizante.

También te puede interesar:

Evitar accidentes en el baño cuando hay niños y bebés.