Evitar accidentes en el baño cuando hay niños y bebés.

Como evitar accidentes en el cuarto de baño cuando hay niños y bebes. Reformas Rober, 40 años de experiencia en la reformas de baños te cuenta todos los secretos

Cuando hablamos de accidentes domésticos uno de los primeros lugares que señalamos con el dedo es el cuarto de baño. Es un foco de resbalones, provocados por el agua. Podemos quedarnos encerrados mientras dentro hay una persona accidentada. Hay que tener mucho cuidado con los enchufes y evitar que contacten con el agua… Posibles accidentes que se convierten en obsesión cuando tenemos bebés y niños en el hogar. Todavía son pequeños para detectar el peligro y los padres son los que deben velar por su seguridad en todo momento.

En este artículo de Reformas Rober te hablamos de los accidentes más habituales que suceden en el baño y los riesgos que hay que evitar a toda costa para proteger la salud de los bebés y los niños.

Guarda bien tus medicamentos.

El anuncio de TV lo dice bien claro “manténganse alejado del alcance de los niños”. No nos tenemos que explayar demasiado para poner en evidencia lo peligroso que puede resultar para un niño pequeño la ingesta de uno o varios medicamentos. Si ya lo es para un adulto, para un bebé puede resultar mortal. Ponlos a buen recaudo, un niño puede confundir esas pastillas con caramelos.

Jabones, colonias, espumas de afeitar…

Aunque no sean tan peligrosos, al estar compuestos en gran parte por agua, son otros accesorios que deben estar alejados de los bebés y niños. Especial cuidado con la espuma de afeitar, ya que muy cerca pueden estar las cuchillas y pueden provocar cortes.

Rejillas y filtros para que no metan sus manitas.

En el sumidero de la ducha conviene colocar rejillas o filtros de quita y pon para evitar que puedan meter sus pequeñas manitas y quedar atrapados. Puede que las consecuencias no sean graves, pero el susto no se lo quita nadie.

Comprueba la temperatura del agua

Un clásico de las casas con niños. Comprobar la temperatura del agua para evitar que se quemen o se duchen con el agua fría. Los bebés tienen la piel muy sensible y pueden sufrir pequeñas quemaduras con el agua, a pesar de que a nosotros nos parezca que el agua “esté bien”. Piensa en su temperatura corporal, no en la suya,

Nunca dejarlos solos.

Dejamos para el final la regla número uno para evitar accidentes de bebés y niños en el baño. No dejarlos solos nunca, especialmente si son bebés. Puede que estén a gusto en la bañera y a los dos segundos girarse sobre sí mismos. O que tiren de un cable y metan algún aparato eléctrico en la bañera.  No quites ojo de tu peque cuando esté en el baño.